domingo, 31 de marzo de 2013

“Nuestra esperanza está en las promesas de nuestro divino Salvador Jesucristo, y toda nuestra fuerza en la mano de Dios” (Carta 72 – 24 de agosto de 1816 – Al P. Mouran, Agen)

Las chamifrases de la semana en el Año de la FE

La chamifrase de la semana 64 – Domingo 31 de marzo de 2013. Pascua de Resurrección.

“Nuestra esperanza está en las promesas de nuestro divino Salvador Jesucristo, y toda nuestra fuerza en la mano de Dios”
 (Carta 72 – 24 de agosto de 1816 – Al P. Mouran, Agen)
La celebración de la Pascua es una buena oportunidad para renovar nuestra esperanza dejando que la fuerza de Vida del Resucitado nos transforme y anime, haciendo que nuestras propias vidas sean un testimonio de sus promesas: porque nuestros gestos y acciones hablan por sí solos de su Presencia entre nosotros todos los días hasta el fin del mundo.
El Padre Chaminade nunca escatimó esfuerzos ni dedicación a la misión, pero reconociendo siempre que para dar fruto, ésta necesitaba apoyarse en el Señor y dejarse sostener e impulsar por su poder.  Por eso es que no duda en afirmar que “toda nuestra fuerza” está en el poder de Dios, representado por su “mano”.  Nuestra fuerza es la fuerza del Señor.  Nuestro poder verdadero es el poder de Dios. Y para dar testimonio de su Presencia que transforma necesitamos primero ser transformados por el amor de Dios. 
Con ocasión de la fundación en Agen de las religiosas marianistas en 1816, el Fundador aprovechó para establecer una sección de hombres de la Congregación (movimiento eclesial que impulsó desde Burdeos a partir de 1800).  Ésta creció y se expandió rápidamente, pero a los pocos meses surgieron dificultades y el gobierno prohibió sus reuniones.  Guillermo José le pide al P. Mouran, Director del grupo, que mientras intentan recomponer la situación, invite a todos los miembros a tener paciencia y entereza frente a las contrariedades que están sufriendo y constancia en su compromiso.  De esa manera podrán mostrar que “nuestra esperanza está en las promesas de nuestro divino Salvador Jesucristo, y toda nuestra fuerza en la mano de Dios”
Que de la mano de Guillermo José, aprendamos a vivir con paciencia y constancia, renovemos nuestra esperanza y confiemos en que Jesús es nuestra auténtica fuerza.
Te bendecimos Señor y te damos gracias,
porque la promesa de tu Presencia en medio de nosotros
se hace realidad cada día,
renovando nuestra esperanza.



Te bendecimos Señor y te damos gracias,
porque ante las dificultades y contrariedades,
la fe que se sostiene en tu Presencia,
nos invita a dar testimonio en nuestras acciones cotidianas.

Te bendecimos Señor y te damos gracias,
porque nuestra fragilidad no es un obstáculo,
sino la oportunidad para reconocer tu poder
y dejarnos animar por la fuerza de tu amor.

Te bendecimos Señor y te damos gracias,
porque tu Presencia renueva nuestra esperanza.
Te bendecimos Señor y te damos gracias
Porque Tú eres nuestra verdadera fuerza.

Te bendecimos Señor y de damos gracias,
ahora y por siempre. Amén.

                                                                           AT sm

Ayúdanos a difundir la chamifrase invitando a otras personas
a anotarse para poder recibirla cada semana.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada